El secreto de vibrar en sintonía

Cronista-2014-12-05-El secreto de vibrar en sintonia.jpg
Nadie tiene el secreto para lograr una pareja perfecta. Nadie lo tiene porque, teniendo en cuenta que la perfección no existe, no puede ni debe buscarse en ningún aspecto de la vida. Si buscáramos la perfección, nos perderíamos no sólo vivir y disfrutar la pareja, sino la posibilidad de saborear la vida misma con su arcoíris de posibilidades y vínculos.

Sin embargo, aunque no existan fórmulas, hay algunas condiciones que favorecen a que una pareja se fortalezca y crezca a través del tiempo. El comentario que suele hacerse cuando una pareja logra una buena sintonía a través del tiempo es: “mirá qué suerte tuvieron”; pero conociendo en profundidad la situación, generalmente más que suerte fue una decisión. Es que no sólo el amor sostiene a la pareja, sino la manera de vincularse a través del tiempo. Y la manera de vincularse puede aprenderse.

Uno de los puntos en que varios terapeutas coinciden, es el de mirarse “cada día de nuevo”. Deepak Chopra dice “el verdadero amor está aquí y ahora. Lo que puedas recordar o anticipar es sólo una sombra del amor”. En el mismo sentido, el psicoterapeuta catalán Joan Garriga –en su reciente paso por nuestro país- nos dijo que, para Sintonizar el Alma en pareja habría que mirarse a menudo a los ojos y decirse: te veo y te reconozco en este momento; no veo a la persona de ayer ni de hace cinco años, no veo a la imagen que me he hecho de ti, sino que te miro como si fuéramos completamente nuevos. De esta manera, cuando se produce el encuentro con lo que verdaderamente somos hoy, es cuando dos almas pueden vibrar en sintonía.

Esto no es otra cosa que ver al otro y verse a uno mismo con nuevos ojos. Con una mirada despojada de conceptos del pasado y expectativas del futuro. Porque ésta es la única mirada que nos abre a un mundo nuevo, que nos permite asombrarnos y nos habilita a entregarnos de una manera diferente y amorosa, aceptándole y aceptándonos el cambio. Uno va cambiando en la vida, el otro también.

Cuando un vínculo dura muchísimos años, algo mágico que puede ocurrir es sentir que uno no estuvo siempre con la misma persona. Porque tampoco uno es la misma persona. Y eso puede decidirse. Porque es una decisión personal el desandar el camino de los juicios concebidos a través del tiempo, desandar el anhelo de que el otro responda a la idea que nos construimos y cumpla las expectativas que infantilmente deseamos. Es una decisión intentar flexibilizar la mirada para enriquecer la relación. La flexibilidad necesaria para hacer de nuestra pareja un vínculo que vaya creciendo a través del tiempo.

Esa flexibilidad es la misma que necesitamos en el caso de estar por comenzar nuevas relaciones para permitirnos ser personas que hayan aprendido de las anteriores. Dispuestas a percibir la nueva oportunidad como un escenario para construir un nuevo vínculo, más maduro y buscando no repetir rigideces del pasado. Si existieran los secretos, ese sería el verdadero secreto…


Ultimas Publicaciones 
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square