La vida como un viaje


A raíz de una nueva costumbre que se da en cada vez más colegios –hablado del ámbito privado-, septiembre se convirtió en un mes en el que muchas familias pueden escaparse de la rutina una semana y programar un viaje.

Paradójicamente, en lugar de sentir placer y energía renovada, a veces la vuelta a casa nos genera cierto malestar. No es raro encontrar personas que perciben la vuelta como angustiante. Pueden llegar a sentirse tristes, irritables, con falta de concentración o desganados. Y no necesariamente está ligado a la vuelta al trabajo, sino que hay casos en que se lamentan por el sólo hecho de volver a lo “cotidiano”. Es habitual escuchar, luego de las vacaciones o de un viaje frases como “qué pocas ganas de volver” o “cuánto me cuesta el regreso”. Más allá de las sugerencias para hacer de la vuelta algo menos estresante (como programarse anticipadamente los primeros días del regreso, o volver un día antes para adaptarnos más tranquilos y no armar días intensos de actividad apenas llegamos); suelo aprovechar esta sensación como disparador de pequeñas modificaciones para aplicar a la vida diaria. Porque: ¿qué tiene un viaje que no nos ofrece la vida que estamos viviendo? ¿qué hace que estos “paréntesis” sean tan disfrutables, a tal punto que nos cueste volver? ¿Qué estamos haciendo entonces con nuestro día a día?

En general un viaje hace que nuestra actitud cambie, que nos dispongamos a disfrutar. Que estemos entregados a la capacidad de asombrarnos. Quienes trabajan en hoteles que reciben turismo, suelen decir que las personas que están de vacaciones se disponen a encontrar lo bueno en todo, aún cuando surge un imprevisto o contratiempo. Recuerdo una vez que un conserje contaba cuán diferente era un mismo huésped cuando iba de vacaciones a cuando se alojaba en su rol laboral por viaje de negocios. Era un hotel cinco estrellas de excelente servicio. Está claro que los requerimientos son diferentes y las necesidades también si se trata de un viaje de placer o de un viaje de trabajo, pero la actitud no necesariamente tiene que cambiar. Y ese es un punto importante. Este ejemplo vale para ajustar nuestros diferentes “personajes” y hacer que integremos nuestra capacidad de disfrute, de asombro, de adaptación y aceptación a todo lo que hacemos en la vida. Me refiero a nuestra ACTITUD ante cada cosa que hacemos.

“La vida es como el viaje del alma” dice Joan Garriga, psicoterapeuta catalán que visita Argentina por estos días “donde a veces nos extraviamos y a veces nos reencontramos”. Según Garriga, vale la pena la tarea que nos conduce a hacer de la vida un viaje que valga la pena vivir. Para él es necesario reconocer nuestros dones y talentos como legados para entregar al mundo; mirar nuestras heridas y usarlas como fertilizantes en lugar de argumentos que nos justifiquen y, por último, aceptar la voluntad de la vida con todo lo que ella trae. A veces, estos momentos donde volver a la rutina nos “hace ruido” nos ayudan a asumir qué tenemos que encontrar, modificar o aceptar para transitar el viaje de la vida más livianos y felices. Porque, como dice Fernando Pessoa “para viajar basta existir” y podemos agregar que para tener una existencia saludable, basta con sentir que la vida es un viaje que hay que aprovechar.


Ultimas Publicaciones 
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square